Jardines Silvestres

Tuve una bella maestra cuyo nombre fue Carolina Hidalgo Vivar. Ella me enseñó a ver el mundo con agradecimiento y ternura. He ido por el Ecuador tratando de sanarme luego de su muerte, tratando de encontrar una fórmula para convertir el dolor en belleza.