Biografía

© Alejandra Crespo

Soy un fotoperiodista, escritor, artista y gestor cultural ecuatoriano que ha publicado su trabajo en las revistas National Geographic, National Geographic Traveler, Smithsonian, New York Times Sunday Magazine, Audubon, Geo de Francia, Alemania, España y Rusia, y en otras publicaciones internacionales. He sido jurado de Pictures of the Year International y World Press Photo, los dos concursos de fotografía más importantes del mundo. Fui Nieman Fellow en la Universidad de Harvard. Soy el fundador y co-director del concurso de fotografía POY Latam, el más grande de Iberoamérica. Soy el editor en jefe de la revista del POY Latam, un espacio que busca acercar el arte y la literatura al periodismo y fui el curador de la serie Postales del Coronavirus con el New York Times.

Fui el secretario de cultura de Quito del 2015 al 2019, y como tal estuve a cargo de dirigir todas las áreas de la gestión cultural de la ciudad: política pública, presupuestos, planificación, procesos educativos, organización de eventos, ferias y festivales, rectoría de los museos, teatros, bibliotecas y archivos, dirección del proyecto editorial de la ciudad. Estuve a cargo de manera personal de diseñar y construir el pabellón de Quito durante la conferencia mundial de Naciones Unidas, Hábitat III, y fui el creador de la Fiesta de la Luz, uno de los proyectos más exitosos y controversiales que se ha hecho en la ciudad.

Uno de los primeros pasos en mi gestión fue expedir la Resolución A015 de alcaldía, bajo la guía de la CGLU (Ciudades y gobiernos locales unidos). El libro Quito Gestión Cultural, escrito por varios periodistas indepedientes, cuenta la historia de nuestro trabajo al frente de la Secretaría.

Soy autor de ocho libros de fotografía: Tierra desnuda, Paisajes del silencio, De la magia al espanto, Ecuador, Veinte y Cinco, Tango, Jardines Silvestres y Andes; y docenas de libros en los que ha actuado como editor o co-autor. 

Inspirado en la fotografía de Andes –publicado por la National Geographic Society- Mario Vargas Llosa escribió veinte cuentos cortos y un prólogo en el que dice: “En las fotografías de Pablo Corral hay siempre una esperanza, una afirmación de vida, una voluntad de supervivencia aun en las peores adversidades, que se manifiesta en los seres más humildes y maltratados, ya sea por sus semejantes o por las catástrofes. Y, acaso, estas imágenes donde la capacidad de resistir, de no doblegarse ante las condiciones de vida elementales y terribles en que se vive, sean las de mayor fuerza persuasiva de la colección. Se trata de seres sobre los que gravita una opresión de siglos, a quienes se ha explotado, se explota y luego se olvida, condenándolos a vivir en la extrema precariedad, en el riesgo y la continua conciencia de la muerte. Y, sin embargo, ello no les ha quitado la alegría de vivir, de celebrar sus fiestas, de disfrazarse, de danzar animados por sus bandas de música, de pasear a sus santos y vírgenes en suntuosas procesiones. En las aldeas serranas, la cámara impregnada de simpatía y solidaridad hacia aquello que va a fotografiar, de Pablo Corral, detecta siempre aquella llamita secreta que nunca deja de titilar aun en la más sombría circunstancia y cuya filosofía el refrán resume así: lo último que muere en el ser humano es la esperanza”.

Buscar «Pablo Corral Vega» en google